Crisis financiera de EE.UU en Centroamérica

Partiendo de la actual crisis finaciera que viven los Estados Unidos, la calidad de vida, incertidumbre y angustia que sufren ciudadanos latinoamericanos residentes en ese país se ha vuelto un aspecto que los afecta profundamente debido a la ausencia de liquidez, garantías para obtener créditos, capacidad de enviar las remesas habituales a sus familiares en otros países y una serie de afecciones que repercuten en la estabilidad económica de estas personas que trabajan en esa nación.

Esta situación se vislumbra poco estable para todos los habitantes del país norteamericano, amén de ocasionar en poco tiempo alarmantes niveles de desempleo y un decrecimiento económico para ese país si no se llegara a una resolucón equilibrada y beneficiosa en poco tiempo.

Por otro lado, este contexto se extiende al resto del mundo y sobre todo a las naciones latinoamericanas, debido a la estabilidad económica que auguraban los Estados Unidos, situación gracias a la cual muchos latinos que adquirieron un empleo en esas tierras, podían asegurar un futuro para sí mismos y el sustento para sus familiares a través del envío de ayudas económicas desde ese país.

Repercusiones en Guatemala

El 34% de las exportaciones de Guatemala van hacia los Estados Unidos y el 41% de sus importaciones provienen de ese país. Por ser su mayor socio comercial, esta situación pone a Guatemala en una posición especialmente vulnerable debido a la ausencia de empleo en esta nación a la eventual crisis finaciera que está afectando a la nación norteamericana.

Las esperanzas de familias de menores recursos están entregadas a quienes decidieron irse a trabajar a los Estados Unidos para resolver una ayuda y sopesar así la realidad que viven los habitantes de Guatemala. Este país centroamericano sufrirá consecuencias negativas a todo nivel por la crisis económica desatada en Estados Unidos debido a la excesiva dependencia hacia el mercado del país del norte.

La población estadounidense está asustada y restringirá sus compras a los artículos indispensables durante mucho tiempo, lo cual afectará a los países, como Guatemala, cuyo principal mercado exterior es Estados Unidos.

En particular las materias primas agropecuarias tienen una severa tendencia hacia la baja en sus precios, entre ellas el café, maíz y azúcar, tres productos de gran importancia para el país centroamericano.

Otro pilar de la economía, como son las remesas familiares enviadas por los residentes en Estados Unidos, ya muestran una pérdida en su capacidad de compra debido a las disparidades cambiarias y el aumento de la inflación. Asimismo se conoce que ya existen señales de una disminución de las exportaciones y en breve plazo habrá dificultades para los pequeños y medianos productores del campo.

Crisis en Honduras

Países como Honduras tienen que tomar medidas para enfrentar los efectos negativos que sin ninguna duda tendrá esta crisis financiera sobre sus economías, los que se pueden catalogar en tres niveles: macro, financiero y micro.

A nivel macro, se deben esperar disminuciones importantes en las exportaciones hacia los países desarrollados, en los niveles de inversión extranjera y en las remesas familiares, afectando el crecimiento económico y los ingresos tributarios.

Esto se incluye en el contexto de las debilidades que ya el sector externo de Honduras ha venido mostrando en los últimos años, caracterizadas por fuertes déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, que han pasado de 3.0% del PIB en 2005 a 7.0% y 10.0% en 2006 y 2007 respectivamente.

Por su parte, el sector financiero hondureño se está viendo afectado por la disminución en las líneas de crédito para comercio exterior y financiamiento de proyectos por parte de la banca extranjera, la cual ha adoptado medidas muy conservadoras en el otorgamiento de crédito.

La disminución en las remesas familiares generará problemas en la capacidad de pago de los hondureños que dependen de estas remesas, afectando la cartera de vivienda y consumo de la banca e incrementando los niveles de morosidad.

A nivel de las personas individuales, la disminución en las remesas familiares tendrá un efecto negativo en el bienestar social de miles de familias pobres, reduciendo su poder de compra de bienes y servicios esenciales y su capacidad de pago, especialmente en lo que corresponde a créditos adquiridos para la compra o mejora de sus viviendas.

Aunque se espera que a muy corto plazo el gobierno de los Estados Unidos alcance un acuerdo sobre el Plan de Rescate del sistema financiero, es necesario que a nivel de país y de los agentes económicos se tomen las medidas para enfrentar y reducir los efectos negativos de esta crisis.

(TeleSur)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: